Kilian Jornet “Un instante es lo que separa la felicidad y el dolor”.

Publicado: junio 23, 2012 en Noticias, Todo

ASI FUE EL ACCIDENTE DE STEPHANE BROSSE

Mientras se recupera de la tragedia vivida e intenta retomar el ritmo de su vida normal, Kilian Jornet ha escrito este relato sobre el intento que realizó, hace una semana, a la Travesía del Mont Blanc y el  accidente de su amigo Stephane. “Un instante, es lo que separa la felicidad del dolor. Todo se decide en milímetros, en décimas de segundo. La cornisa donde está Stephane se rompe llevándoselo con una gran cantidad de nieve”.

Para Kilian Jornet son “Días difíciles, días donde buscamos los porqués, los “y si …” días donde los amigos y familia nos debemos apoyar”. Ante las muchísimas muestras de apoyo y afecto que ha recibido, ha escrito este relato de lo ocurrido hace una semana. Así fué la tentativa de Travesía del Mont Blanc, incluida dentro de su proyecto personal Summits of My Life, y el accidente de su amigo Stephane.

El objetivo de Kilian Jornet ahora es retomar la rutina de entrenamientos, competiciones, y continuar con su proyecto Summits of My Life.
stephane, kilian y matheo

stephane, kilian y matheo

16 de junio 2012

Es medianoche cuando suena el despertador. En silencio nos ponemos los monos de esquí y el arnés. Tomamos un té caliente con algunas galletas y cogemos las mochilas que habíamos preparado. Dos crampones, un piolet, gafas, guantes calientes, un gorro, un plumón, un gore, una cantimplora, algunos geles y una cuerda de 20 metros serán nuestros compañeros para las próximas horas.

Hacemos un viaje en silencio hasta las Contamines. Ninguna nube en el cielo. A la una de la mañana empezamos a correr dirección Tré la Tête. Nico Mermoud y Anna Frost han venido a acompañarnos en estos primeros pasos, hasta que una hora mas tarde nos adentramos en el glaciar con los esquís.

Vamos subiendo por el largo glaciar de Tré la Tête disfrutando del magnífico espectáculo de las montañas blancas a nuestro alrededor, iluminadas por el mar de estrellas que brilla sobre nuestra cabeza.  Vemos una estrella fugaz.

A  las cuatro y media de la mañana llegamos a la cima de los Dôme de Miage. Empieza a amanecer. Vemos que la cara norte está blanca. Parece más atractivo deslizar con los esquís flanqueando por la pared hasta Duri, que hacer la larga arista caminando.

Stephane empieza a bajar de la arista, la nieve parece buena. Baja con cuidado, clavando el piolet para asegurar cada paso. Diez metros más abajo se detiene:

-“La nieve está un poco helada, pero creo que podremos pasar”-.

Empiezo a bajar con el piolet, poco a poco. Llego al hielo y consigo frenarme con el piolet. Estamos sudando. Unos mil metros de hielo se pierden en la oscuridad bajo nuestros pies. Dudamos, la travesía con esquís parece cada vez más difícil. Lo que parecía una dulce capa de nieve es, en realidad, una dura placa de hielo. Decidimos quitarnos los esquís y subir con los crampones y el piolet hasta la arista. ¡Una hora de nervios y sudor para volver al mismo sitio!

Bajamos por la arista intentando recuperar el tiempo perdido. Se deja bajar bien, con algunas remontadas de escalada y un pequeño rapel de 10 metros, donde tenemos que sacar la cuerda.

Llegamos finalmente al refugio de Duri, donde empezamos la parte más técnica de la travesía. El primer tramo de la arista de Bionnassay es fácil, hasta que llegamos al espolón de roca. No hay ninguna traza. Hemos estudiado las reseñas de la vía que sube por la cara norte. Vamos trepando por la roca siguiendo unas repisa que nos adentran en la cara norte, hacia un diedro cubierto de nieve. Unos 100 metros de estrecha goulotte de hielo nos conducen hacia la arista somital.

Llegamos a Bionnassay. Una imagen magnífica, viendo cómo el sol se levanta detrás del Mont Blanc. Caminamos sobre una afilada arista con el valle de Chamonix y Aosta en cada pie. Nos cuesta mucho abrir huella. La nieve acumulada los últimos días nos hunde cada paso hasta las rodillas. A media arista decidimos ponernos los esquís para bajar hasta el cuello de Bionnassay.

Durante la subida hacia el Dôme de Gouter empieza a soplar un viento fuerte de Italia, que hace que las elevadas temperaturas se olviden y el frío gane nuestros cuerpos. La altura se suma al cansancio de ocho horas de esfuerzo y la subida de la arista desde Bosses hasta el Mont Blanc se hace eterna.

Llegamos al Mont Blanc solos. El fuerte viento, con ráfagas de más de 100km/hora hace que no haya demasiada gente en la parte alta. Un momento mágico, los dos solos en la cima de los Alpes, en el ecuador de nuestra aventura.

Sin detenernos más que unos instantes empezamos la bajada hacia el Mont Maudit. La nieve es dura pero se deja esquiar rápido. Pequeña remontada al Maudit y nos sorprendemos al mirar la cara norte por donde debemos bajar. La pared es un muro azul. No hay trazas, una pequeña lengua de nieve nos permite bajar unos metros con la técnica de piolet-esquí hasta coger las cuerdas fijas que hay del verano y bajar hasta el Coll de Tacul buscando el camino entre los Séracs. La bajada del Tacul es fácil, la nieve ha cubierto la rimaya. En el Col de Midi nos damos cuenta del calor que hace. Seguimos deslizando a gran velocidad por la Vallée Blanche para no perder inercia mientras la nieve cada vez es más pesada y se hunde más bajo los esquís.

Vamos abriendo traza por la Mer de Glace. Descendemos y saltamos las grandes grietas hasta llegar a la Salle en Manger donde debemos sacarnos los esquís para cruzar la gran morrena de piedra. El calor se insoportable, tomamos agua del glaciar y comenzamos a subir por las escaleras hacia el refugio desde Couverecles. Stephane está muy cansado, ya llevamos más de 14 horas y casi 6.000 metros de desnivel.

Me adelanto para ver las condiciones en las Courtes, el fuerte calor nos hace temer que haya grandes purgas. En el glaciar de Couvercles me encuentro con Vivian y Bastien que bajan del Col des Droites. No han podido llegar, como temíamos, el calor de esta hora ha hecho bajar grandes aludes y la nieve está muy inestable. Volvemos al refugio juntos, allí nos espera Stephane.

No lo dudamos un momento. No podemos continuar, tenemos que “jugar” con seguridad. Nos quedaremos a esperar el rehielo en el refugio y continuaremos mañana.

Pasamos la tarde recordando las intensas vivencias de la larga mañana, discutiendo con guías y alpinistas anécdotas en estas montañas y proyectos nuevos a hacer, hasta que el sol se va apagando y cogemos el sueño.

Summits of My Life Kiian Jornet

Summits of My Life Kiian Jornet

17 de junio 2012

Son las 5 de la mañana cuando nos ponemos de nuevo en marcha. Stephane se ha recuperado perfectamente y avanzamos a gran velocidad por el glaciar y subiendo hacia el Col des Droites donde adelantamos las cordadas que han salido a la una de la madrugada. Llegamos al cuello y miramos el último obstáculo de la travesía: la Aguille de Argentiere está justo delante nuestro.

Empezamos a abrir huella por la arista desde Courtes, con algunos tramos helados que podemos pasar bien con el piolet. La NNE des Courtes se presenta fantástica, con nieve durante todo el largo. Stephane baja delante, como siempre, hace un primer giro para mirar la estabilidad de la nieve y después se lanza haciendo grandes giros por esta impresionante pendiente de 50º Llegamos al pie de la canal con una sonrisa enorme, nunca se había esquiado esta bajada con unas condiciones tan buenas. La rimaya es otra historia. Una pared de unos cuatro metros y una ancha grieta abajo nos corta el paso.

-“Ostras, nos hará falta un gran salto”- dice Stephane, mientras yo pienso en donde podré anclar la cuerda para bajar.

No hay tiempo para pensarlo. A mi lado siento que Stephane se tira diciendo:

-“Habrá coger carrerilla para saltar”-

Salta con facilidad y consigue estabilizar para frenar una decena de metros más abajo.

-“¡Venga! ¡Coge impulso y salta!”-.

¡Estoy acojonado! Respiro profundamente y salto, veo como la grieta desfila bajo mis esquís. Toco la nieve e intento controlar. La nieve profunda me lanza hacia delante y empiezo a rodar abajo. Me freno a los pies del Stephane. Nos reímos.

Empezamos la subida al corredor en Y del Aguille de Argentiere a gran velocidad, la nieve es dura y deja subir rápido con los bastones y ayudándose del piolet de vez en cuando. Ante nosotros vemos a Sebastien Montazer y a Bastien Fleury. Les vamos recortando metros.

Al llegar a la salida del Couloir nos encontramos los cuatro. Las caras son de felicidad. Comemos algo, nos contamos todas las vivencias y anécdotas de las últimas horas, también hablamos de nuevos proyectos. Disfrutamos de estar allí, de que sólo nos queda disfrutar de una larga bajada. Los pájaros planean aprovechando el fuerte viento a nuestro alrededor. Les damos de comer. Es felicidad pura.

Empezamos a caminar de nuevo entre las dos cumbres de la Aguille de Argentière. Yo voy por el interior, en la cara Oeste. Stephane me sigue por el exterior, a dos metros y medio del límite de la cornisa. Seb y Bastien que siguen la traza del Stephane, se detienen un momento, me doy la vuelta para ver que hacen y me doy cuenta que detrás suyo hay una cornisa enorme, levanto el palo para enseñárselo a Stéphane.

Un instante, es lo que separa la felicidad del dolor. Todo se decide en milímetros, en décimas de segundo. La cornisa donde está Stephane se rompe llevándoselo con una gran cantidad de nieve. Una placa de unos tres metros de ancho y seis de largo.

Se apaga todo. Corremos, miramos donde ha caído, decidimos llamar al PGHM (Socorro Alpino). Bastien baja hacia Argentière para avisar, nosotros buscamos cobertura y conseguimos llamar. Esperamos el helicóptero. Los segundos se convierten en horas, el tiempo parece detenido.

El helicóptero se lleva a Stephane, que no ha sobrevivido a una caída de más de 600 metros en la cara este de Argentière.

Stephane murió como vivió. Con felicidad, en silencio, sin gritar, sin hacer ruido. En lo más alto, con la elegancia y la humildad que caracterizó su vida. Cayó dulcemente como cae un árbol.

Ahora son días difíciles, días donde buscamos los porqués, los “y si …” días donde los amigos y familia nos debemos apoyar. Su vacío no lo podremos reemplazar y siempre estará allí. La imagen nunca desaparecerá, pero lo que nos llenó, todos los momentos vividos, todas las cosas que aprendimos de él, en la montaña y fuera, tampoco desaparecerán nunca. Siempre estará presente en las cumbres que coronemos a partir de ahora .

Con Stephane teníamos muchos proyectos, como ídolo primero, mentor después, y amigo finalmente, habíamos hablado muchas veces de las montañas que queríamos escalar, los sueños que queríamos intentar. “Lo seguiremos haciendo por ti, Sep”.

Hemos elegido una forma de vida, un medio, la montaña, en la que somos conscientes de sus riesgos. En donde sabemos que a pesar de querer controlar todos los incontrolables, hay riesgos que no podemos ver, que no dependen de nosotros. La vida, es vivir sus pasiones. La muerte es el punto que asimila todos los hombres; es una seguridad. La montaña nos quita muchas cosas, pero también nos lo puede dar todo si la necesitamos para respirar.

FUENTES:

http://desnivel.com/carreras-y-raids/kilian-jornet-un-instante-es-lo-que-separa-la-felicidad-y-el-dolor

http://www.summitsofmylife.com/es/news

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s