RETO: Crónica 1 Etapa UTCG (Ultra Trail Cumbres de Guadarrama) David

Publicado: julio 23, 2012 en Equipo, relatos, Retos, Rutas

Hola a todos,

quería comentaros como fue mi experiencia de ayer realizando el primer tramo del Ultra Trail por las Cumbres de Guadarrama (UTCG).

En un primer momento íbamos a salir (salíamos) desde Zarzalejo, pero al confirmarnos un compañero que finalmente no vendría y que sólo llevaríamos un coche desestimamos esta idea, ya que pretendíamos dejar un coche en el principio y otro en el final y sin él, los trenes para ir hasta Zarzalejo siendo Domingo nos limitaban. Decisión final? Salir desde el Escorial, más trenes, y así podríamos llegar antes a casa.

Después de esta decisión, solo quedaba fijar hora de salida, las 6 de la mañana, una hora para intentar escapar de la mayor parte de horas de sol del día. Así que nada, recojo a Iván a las 5:40 en su casa, y en marcha hacía el Escorial. Tras colocar el coche en la estación de tren, nos preparamos para las siguientes duras horas que nos esperan.

Empezamos a subir dirección a San Lorenzo, pasar por el monasterio y buscar el camino que nos suba a Abantos por las famosas Z´s, las espero con ganas ya que no las había visto. Se que espera una larga subida, unos 12 km en los que no hay un descanso de subir, una subida sin quizás demasiado desnivel total, pero que no te deja un momento de descanso, solo más o menos % de subida.

Llevaba mucho sin subir hasta arriba, por lo que intenté disfrutar todo lo posible de ese momento, y de la agradable temperatura, unos 16 º C al salir del coche. El disfrute fue acabando, la mochila empezó a molestarme a la altura de los riñones, me estaba haciendo una rozadura y no entendí por qué, no era la primera vez que me la ponía, había hecho ya kilómetros con ella, quizás fue la camiseta, que no fue la adecuada, o que sudé demasiado, no se que pasó, pero la marca ahí esta.

En lo alto de Abantos

Por fin, tras las primeras 2 horas de camino, estamos arriba de Abantos, foto, y ahora toca bajar, decidimos parar en la bajada antes de comenzar la subida hacía Cueva Valiente, por lo que cogemos el GR10 y nos pasamos hacia el lado de Ávila. Comenzamos la bajada, bajada técnica y muy bonita, y mi primer desastre, me tuerzo el tobillo con fuerza en el km 15 aproximadamente, me toca andar para recuperar, no era lo que esperaba, pero solo serían un par de km más hasta la parada de “avituallamiento”.

Iván en el “Avituallamiento”

Paramos en Peñas Blancas, y mientras disfrutamos de un sándwich, que no es lo que más apetece en ese momento, vemos como en el campamento de al lado van levantando a los niños para que empiecen con las actividades. Hacemos un poco el tonto en una pared rocodromo que tienen ahí, y continuamos nuestra marcha, cruzando el camino de Peguerinos, dispuestos a encararnos con lo que Iván ha llamado “La Pared”, un desnivel de casi 200 metros en 80 metros recorridos, una subida bonita y dura,  el km más lento de todos nos salió allí, pero mereció la pena, arriba había un montón de zonas de escalada que apuntamos para poder ir en algún momento a probar alguna. Una vez arriba, comenzamos a buscar el camino de subir hasta Cueva Valiente, como ya decía, la siguiente cima.

Yo subiendo “La Pared”

En el km 24, estamos arriba de Cueva Valiente y ahí charlamos un poco con la gente que ya esta disfrutando de su particular paseo, unos comentarios sobre al zona y desear suerte en los distintos caminos que se tomaran.
Antes de salir, noto piedrecillas en los calcetines y al quitarme las zapatillas para sacarlas, descubro que el calcetín tiene un agujero (genial pensé, esperando que no me destrozase mucho el pie). Vuelta a empezar, toca bajar para volver a subir, ahora hacia un refugio que tomaremos como punto de partida hacia Cabeza Lijar. Antes de esta subida volvemos a cruzarnos con el camino de Peguerinos. Esta subidita vuelve a picar, se notan los km y empiezan a molestar los cuadriceps, pero hay que tirar y llegar al refugio de Cabeza para poder repostar, ahí tenemos una botella de 5 litros de agua que el día anterior subimos a dejar para poder recargarnos, botella que yo rezaba por que siguiese intacta porque si no íbamos a vernos bastante mal de agua.

Por fin llegamos a Cabeza Lijar y los 5 litros estaban en su sitio, esperándonos para refrescarnos, yo necesitaba ponerme un poco de aguar por encima para refrescarme, se notaba ya el solecito, y aunque soplaba brisa, yo iba con calor. En el refugio nos encontramos a una pareja un tanto peculiar, en especial el hombre, que nos dio unos cuantos kilómetros de risas y difamaciones, jejeje, pero esa historia mejor contarla en persona, porque realmente nos entretuvo unos km.

Nos ponemos en marcha, estamos en el km 30, la espalda empieza a molestar por la rozadura de la mochila y las piernas ya van cansadillas, pero nos quedan por delante 15 km más, 15 km casi de bajada que vamos sin forzar, en donde llegando al Alto del León nos volvemos a encontrar con la pareja, que suelta otra frase digna de recordar.

Bunker de la guerra Civil

Una vez en el Alto, decidimos buscar el cortafuego que baja hacia el camino del Arcipreste de Hita y de ahí tirar hacia los Molinos. Para nuestra sorpresa, en esos tramos nos encontramos con muchas trincheras de la guerra civil, muchas de las cuales se encuentran casi intactas, y nos guardamos el sitio para ir un día a dar una vuelta por la zona con las novias y con los perrillos para pasar el día disfrutando de un pedazo de historia.

Una vez en el camino, sabemos que solo toca ir bajando, sabemos que pronto estaremos en el pueblo, y vamos buscando, por el cansancio, a alguien que nos baje al menos a Villalba, pero todas nuestras opciones se encontraban lejos, estaba claro que este reto era para los dos, por lo que nos ponemos en marcha.

Ya llegando, nos damos cuenta que estamos a unos 3-4 km de la estación, vamos cansados, y nos quedan unos 30 minutos para no perder el tren, sabemos que cualquier otro día habríamos llegado sin problema, pero hoy no era ese otro día, yo notaba el pie destrozado por el calcetín, el agujero se había multiplicado y tenía dos y una ampolla bastante grande que me molestaba al pisar, la mochila al bajar me rozaba más, y solo quería llegar al tren y beber coca cola, estaba cansado del agua, estaba cansado de las isotónicas, quería coca cola y comer alguna guarrería, unas patatas, o algo por el estilo.

En el tren con cara destrozados

Al final, conseguimos llegar al tren 5 minutos antes de que saliese, con coca cola en mano y descansando por fin sentados, sin más prisa que llegar a casa para comer.

Esperamos en la 2ª etapa que alguien más nos acompañe, porque seguro que estará mucho mejor.

Agradecer la compañía de Iván que como siempre se porta como un animal en el monte y sin él no habría sido capaz de ir enlazando los caminos, gracias a la paliza que se pegó el martes 17 y miércoles 18.

También agradecer a mi novia que me esperase en casa con un buen plato de pasta que agradecí como si fuese oro ;).

Aquí os dejo el enlace del Garmin: http://connect.garmin.com/activity/202078343

Hoy, después de descansar un poco las piernas, las molestias se notan sobre todo en la derecha, pero he podido coger la bicicleta de carretera y hacerme 35 km en 1:08 hora, me encuentro contento por la recuperación.

Y aquí, sin más, me despido de vosotros por hoy, y os esperamos en la próxima, que esperamos que sea pronto.

David.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s