Lesiones en montaña. Consejos

Publicado: noviembre 29, 2012 en Alpinismo, boulder, Consejos y entrenamientos., Escalada, Todo, Trail Running, trekking

CONSEJOS DE SALUD

Qué hacer ante una lesión en la montaña: hemorragias, golpes y fracturas

Este artículo de la web iRunFar nos pone alerta de la facilidad de que nos podamos hacer daño en una carrera o entrenamiento. Saber qué hacer es vital para no sufrir más daños y poder minimizar las consecuencias de una caída.

 

Así quedaron las rodillas de Sebastien tras su caida a la salida de la UTMB 2012

(Así quedaron las rodillas de Sebastien tras su caida a la salida de la UTMB 2012 (JacoboGómez)

Las lesiones en la montaña son el pan de cada día de los trail runners. El siguiente artículo ha sido publicado en la web estadounidense iRunFar y escrito por Adam Barnhart, buscando que todos sepamos qué se debe hacer cuando estemos en aprietos. Desde heridas superficiales o la rotura de un hueso, con un poco de conocimiento podemos salir airosos de situaciones que pueden llegar a ser peligrosas:

“Los corredores somos un grupo en el que no somos ajenos al concepto de lesión. De hecho, se nos ha etiquetado en ocasiones como proclives a las lesiones. Muchas de estas lesiones vienen inducidas por la repetición de movimientos de nuestro deporte: esguinces, torceduras y dolores en general. Sin embargo, para aquellos de nosotros que nos aventuramos en la naturaleza en busca de kilómetros y una buena dosis de soledad, necesitamos estar alerta de tipo de lesiones más traumáticas a las que nos podemos enfrentar. Este artículo pretende ser una cartilla de las diferentes lesiones que puedes sufrir en la montaña y cómo tratarlas en el sitio y también una vez en casa. Para vuestra información, soy técnico de medicina de emergencia en lugares salvajes, no un doctor.

Antes de correr, siempre es una buena idea repasar tus cosas. Cuántas capas vas a ponerte, cuántas de ellas pueden servir como improvisados vendajes o cabestrillos, si llevas un teléfono móvil, si alguien sabe por dónde correrás y la hora de tu regreso, si llevas identificación. Esto sólo toma unos segundos y puede marcar la diferencia entre una historia para contar a los amigos o una tragedia.

Heridas con sangre

Heridas capilares: son el tipo de heridas que más comúnmente se producen en entrenamientos o competiciones de montaña. Como regla general, dejar que la herida sangre un poco es algo bueno. Permite que la herida expulse algo de tierra, piedras o cualquier cosa que se haya podido introducir a través de ella.. Además, significa que podrás finalizar tu carrera sin problema. Sin embargo, al llegar a casa necesitas limpiar bien la costra y sacar tú mismo el resto de suciedad que haya dentro.

Hemorragias venosas: Este tipo de heridas hacen que se pierda una buena cantidad de sangre y, probablemente, sea difícil de parar la hemorragia si continúas corriendo. Se debe aplicar presión directa sobre la herida con la mano o con un tejido absorbente en el caso de que sea posible. Sigue presionando hasta que la herida deje de sangrar o se cierre. Estas hemorragias son una razón suficiente para volver a casa.

Hemorragias arteriales: Si tienes una herida que no para de sangrar, aplica presión inmediatamente y considera sacrificar una de las capas que vistes para enrollarla alrededor de la herida para que ayude a que pare de sangrar. Deberías ser capaz de controlar este tipo de heridas envolviéndolas de forma firme. No retires la presión o el vendaje hasta que hayas conseguido ayuda de forma definitiva. Date la vuelta y trata de conseguir ayuda de cualquiera que te puedas encontrar.

Golpes

Generalmente las contusiones son solo una irritación ocasionada por una caída. La mayoría pueden ser tratadas con hielo y descanso después del entrenamiento. Sin embargo, hay unos pocos casos en los que deberías prestar atención a la contusión.

Contusión con una significante y creciente hinchazón: puede ser una señal de una hemorragia interna. Esto significa un incremento del daño de los tejidos además de una pérdida de sangre. Si una zona golpeada sigue hinchando sin parar, toma nota. No hay mucho que puedas hacer además de darte la vuelta y acudir al médico.

Contusión en la cavidad pectoral (delante o detrás): la mayoría de nosotros corre con un mínimo de grasa en nuestros núcleos. Los golpes en órganos internos, daños en los pulmones y hemorragias internas son las diferentes posibilidades si tienes un golpe en la cavidad pectoral. Si además del golpe en el pecho sufres dolor abdominal, dificultad para respirar o firmeza en el lugar de la contusión, necesitas que un especialista lo examine. Mantente lo más cómodo posible (a veces aplicando presión en el área ayudándote de una de tus capas puede ayudar) y evita cualquier esfuerzo pulmonar o cardiaco en tu regreso a casa.

Cuando te clavas un objeto

A nadie le gusta imaginarse un palo clavado en su pierna, o peor, en un ojo. Pero esto puede pasar más fácilmente de lo que pensamos. No te saques el objeto que te hayas clavado. Si vas a buscar ayuda, trata de partir el objeto lo más cerca posible del cuerpo. Usa algo de tu ropa para poner alrededor del objeto para ayudar a que se estabilice y no lo muevas, ya que causarás más daño. Si el objeto se ha clavado en un ojo, haz lo mismo y recuerda que tus ojos están hechos para moverse a la vez. Minimiza el movimiento ocular para prevenir futuros daños en los ojos.

Fracturas o dislocaciones

En el hospital, el tratamiento para una dislocación o una rotura puede ser de dos formas diferentes. Pero en la montaña no hay apenas diferencia. Tu prioridad es la inmovilización. Si es un hueso roto, inmoviliza las articulaciones de encima y debajo. Si es una articulación, haz lo mismo con los huesos de encima y debajo.. La gran mayoría de veces no es aconsejable intentar recolocar el hueso o articulación dañada en la propia montaña. De esta forma, podríamos causar un mayor daño a los nervios y a los vasos sanguíneos. Trata de rellenar la herida y poner el lugar dañado en una posición cómoda antes de buscar ayuda si te es posible. Si la rotura ha provocado que el hueso salga de la piel, trátala dependiendo del tipo de hemorragia que tengas.

Claramente, esto no es una guía completa y definitiva sobre las lesiones. Si acaso, puede servir para que se salga mejor preparado de casa. La prevención y la educación son los dos mejores aliados cuando sales a la montaña y quieres evitar sufrir daños y sobrevivir a una lesión traumática. Existen cursos de dos o tres días para estar más preparados para ayudar a alguien que necesita ayuda en entornos naturales y cuestan menos que un par de zapatillas.

*El contenido de esta columna así como los comentarios del autor son para información general y no pretenden sustituir un consejo médico profesional. No uses esta información para diagnosticar  o tratar ningún problema médico o de salud.

Fuente : iRunFar

Extraido … http://carreraspormontana.com/salud/que-hacer-ante-una-lesion-en-la-montana-hemorragias-golpes-y-roturas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s