Archivos de la categoría ‘Trail Running’

Crónica GTP 2013 (Iván)

 

110km se dice pronto. Esto es un reto, afición o enfermedad??? Hay días que me lo planteo seriamente, seremos enfermos del sufrimiento???, quien nos manda meternos tales palizas al cuerpo, a la mente y sobre todo a las piernas. Qué alegría poder decir que soy Finisher de una carrera de 110km.

 

Viernes 28 de Junio de 2013. Faltan solo 45 minutos para el comienzo del GTP y mi mochila rompe aguas, la bolsa que se supone tenía que llevar en el resto de la carrera se ha puesto de huelga y se sale el agua por un agujero, madre mía esto no me puede estar pasando a mí. Llevamos una tarde para el recuerdo, entre los nervios, el apenas tener tiempo para poder preparar todo bien y a última hora esto. Nuria me trae otro de los bidones y tengo que improvisar una botellita de agua de medio litro mas para posibles emergencias.

Después de todo lo pasado entramos y pasamos el control de la carrera, ahora solo queda no pensar en lo ocurrido, queda pensar en hacer esta recta de salida en sentido opuesto y ver al final la palabra Meta y saber que todo ha terminado. Ultimas fotos, últimos besos, abrazos y saludos.

Salida GTP

Salida GTP

22:59:55h. 5,4,3,2,1, Pum, Unas 600 personas salimos entre gritos, aplausos, flases y ánimos. David, Arcadio, José y Yo, comenzamos a adelantar a gente para coger una buena posición y no tener tapones en la subida de la Barranca, el ritmo para mí creo que es algo alto, pero sigo con mis compañeros. Salimos de Navacerrada por la pista que sube hacia el Hotel, en el embalse ya nos desvían hacia senderos y cruzar ríos, lo que me gusta a mí, los primeros tapones hacen aparición, atravesamos varias veces los riachuelos que desembocan en el Embalse. Arcadio y Yo no nos separamos en ningún momentos, mientras David y José van igual que nosotros en plan parejitas, jajaja, la Fuente de la Campanilla aparece entre las luces de los frontales, comienza la primera subida dura del día. Comenzamos a ver como David y José tiran algo más fuerte que nosotros y no queremos ir tan apurados en los primeros compases, poco a poco los vemos desaparecer pero la carrera es larga y aun podemos coincidir más adelante.

Las vistas de esta parte de la carrera son increíbles, una mirada hacia atrás, una serpiente de puntitos amarillos sube tras nosotros, se nota perfectamente el sitio por donde transcurre el sendero, pienso en cuanto loco estamos aquí metido, unos para 80km otros para 110, pero todos un poco locos. Vamos hablando en todo momento, compartiendo sensaciones y motivación. Llegamos a la cima de Maliciosa y me soy cuenta que vamos como 5/10 min más rápido de lo que teníamos pensado en un primer momento. Las piernas funcionan perfectamente, el ánimo es alto, pero hay que ser conservadores, bajamos un poquito el ritmo en la bajada y así recuperamos. El comienzo de la bajada un canchal técnico, una zona preciosa, como adoro estas partes altas de la Sierra del Guadarrama.

Maliciosa @redmountain

Maliciosa @redmountain

Tranquilamente llegamos a la parte alta de la Pedriza, una zona que aun siendo preciosa, tiene algo contra mi tobillo derecho mal trecho, no hay ocasión que pase por aquí que no me de algún susto una raíz, una piedra que se mueve, etc… Esta ocasión no podía ser menos, al poco de comenzar la bajada, teniendo máximo cuidado en cada paso, una piedra me vuelve a dar un toque de atención al tobillo. Maldigo, grito y paro un momento, no puedo volver a lesionarme de lo mismo en carrera, hay que tener más cuidado si cabe en cada paso. Seguimos el camino y poco después Arcadio sufre los primeros tirones y calambres en el muslo, volvemos a parar para que pueda estirar, seguimos hacia Canto Cochino, tenemos que parar una vez más antes de llegar al avituallamiento para volver a estirar.

Canto Cochino, primer avituallamiento, entro en el avituallamiento y me encuentro con Juanma y con Rita (Amigos de mi padre), unos pequeños ánimos y a avituallar, caldo calentito, naranjas, agua e isotónica, frutos secos, tengo que decir que después de que el R.S.E.A.Peñalara me dejara que desear en las últimas carreras que he corrido con ellos, esta vez se lo han currado, avituallamientos muy bien, sin agobios, los Voluntarios increíbles, súper majos, atentos, sociables, puedo decir que volveré a correr estar carrera. Salimos de Canto Cochino hacia las Dehesillas, en las últimas semanas lo había hecho 2 veces así que lo tenía muy reciente y acostumbrado a esta zona, de nuevo Arcadio comienza a subir y le sigo, da gusto verle subir por estas zonas, su potencia es increíble, comenzamos de nuevo a adelantar a algunos participantes, parece que el avituallamiento le ha venido bien, rehidratación y un pequeño descanso, en poco rato pasamos por el Tolmo, y comienza la zona dura de la subida, sigo a Arcadio, pero empiezo a sudar muchísimo, bebo y cuanto más alto estamos me entra frio, saco el cortavientos (GRACIAS GONCHU), me lo pongo y comienzo a volver a entrar en calor, siguiente control las Dehesillas, paramos a comer algo que lo necesito, el frio me ha hecho perder algo más de Gas.

Bajamos hacia la Hoya de San Blas, mi zona más temida, rápida, toboganes y pista. Vamos bajando y de nuevo me tuerzo un tobillo, concentración Iván, concentración. Arcadio comienza a tener de nuevo calambres, me planteo si el entrenamiento que hemos tenido ha sido bueno o no, me entra algo de presión, miro a Arcadio y veo que algo no funciona dentro de su cuerpo y cabeza, me entra pena, veo su sufrimiento y quiero hacer algo pero no hay que hacer, le doy sales para que recupere algo de potasio y sodio, un gel y al fin llegamos a la Hoya de San Blas, parece que recupera algo en el avituallamiento, pienso que habrá sido un bajón, que ya van unos cuantos kilómetros, que estamos de noche y que nos acojona donde estamos metidos. Acabo de cruzarme con Ángel que nos anima y me levanta algo el ánimo. Paramos poco en el avituallamiento, volvemos rápido al trazado y encaramos la Hoya, comenzamos de nuevo a adelantar a algunas personas, pero en las bajadas Arcadio vuelve a tener calambres, poco a poco vamos trotando-andando y parando a estirar, en mucho menos de lo que pensaba acabamos la Hoya y comenzamos a subir hacia Morcuera, trato de animarle pero veo en su mirada que lo comienza a pasar realmente mal, se echa la mano al Vasto Interno y vuelve a estirar, me asombra como lucha contra su mal estar, en ningún momento habla de abandono, solo necesita estirar.

Hoya San Blas

Hoya San Blas

Las primeras luces hacen aparición, un rojo anaranjado precioso aparece por encima de las montañas mientras estamos llegando a la cima de Morcuera, de nuevo Rita esta en el avituallamiento y comenzamos a bromear mientras comemos y tomamos algo. Creo que la bajada hasta Rascafria le vendrá bien a Arcadio para recuperar, es una pista larga, donde solo hay que dejarse caer durante bastantes kilómetros, salimos del avituallamiento con las manos llenas de comida para los primeros metros seguir andando y ganar un poco de tiempo. Comenzamos a bajar, a un ritmo suave, trotón, los primeros kilómetros no van mal, pero Arcadio de nuevo vuelve a tener calambres, se unos unen un par de personas y conversamos un poco. Arcadio no puede trotar e insiste en que siga mi camino y que nos veremos en Rascafria a lo que me niego rotundamente, hemos salido juntos y llegaremos juntos me autoimpongo, comienzan a caer minutos en la bajada, pero no me importa, solo intento preguntar a Arcadio como va, no quiero agobiarle pero me preocupa un poco que se acabe lesionando mas, intentamos trotar pero no puede, su cabeza cada vez va más baja, me gustaría poder cederle fuerzas mías y que recuperar, al fin el Puente del Perdón, los del TP60 salieron hace 15 minutos, tenía pensado ver la salida para animar a los Locos, pero prefiero quedarme con Arcadio, con unos Murcianos muy majetes llegamos al Polideportivo de Rascafria, me sorprende que Arcadio aun no ha tirado del todo la toalla quiere descansar un rato y ver qué pasa, yo llevo un rato con bastante sueño y después de comer me tumbo en el suelo y echo una cabezada de 10/15 minutos, hablamos con los Bandoleros que están haciendo el proyecto de los 150km, Raúl Lara me comenta cuantos Kilómetros llevan, por donde han pasado ya y me despido de ellos cuando marchan.

Peñalara

Peñalara

Llevamos ya casi 1h en el avituallamiento y Arcadio no recupera, me dice que va a llamar a Noe (su novia) para que le recoja, me dice que mucha suerte y con tristeza nos despedimos. Comienza mi carrera en solitario, 58km por delante pasando por Claveles, Peñalara y el Puerto de Navacerrada. Salgo de el Polideportivo y me encuentro con la pomponera mayor de el GTP, Rita, me dice que Pilar llego 2min tarde al control de Rascafria y que la han retirado el dorsal pero que ella seguía. 1km y medio después de salir me doy cuenta que no tengo el cortavientos, que además ni es mío me lo han dejado, me doy la vuelta y voy preguntando si lo han encontrado, un chico del Samburiel me lo devuelve y le agradezco que me lo devuelva, comienzo a subir a mi ritmo por el Puerto del Reventón, mientras cada vez comienzo a adelantar a mucha, mucha gente, me pregunto si iré demasiado rápido, pero me encuentro súper fresco, me voy cruzando con gente y converso con algunos, otros me dicen que vaya ritmo y me motivo un poco más, sin darme casi cuanta calculo haber adelantado a unas 20 o 25 personas en la subida hasta el avituallamiento y otras 15 hasta Peñalara. Desde la cima del Puerto del Reventón se ve ya en toda su magnitud la Cresta de Claveles y la Cima de Peñalara, un rincón mágico para mí, es mi rincón favorito, me encanta perderme en sus canales nevadas y heladas en inviernos, sus cascadas de hielo, sus refugios de montaña, en verano disfruto igual o más ya que voy con Nuria. Vuelvo a motivarme, sigo adelantando a gente y estoy en mi zona favorita, recorro las 3 lomitas que hay antes de llegar a la cresta y me junto con otro atleta que venía detrás y me coge en la segunda subida, le sigo el ritmo y junto antes de la cresta dejo que se vaya, comienzo a ascender, a trepar por estas paredes alpinas y disfruto a cada paso, alcanzo a los Escoba del TP60 y a los últimos clasificados, me doy cuenta de todo el tiempo que he recortado hasta aquí, la ultima cuesta de subida es la única que se me hace dura ya que llego sin agua en los bidones, paso el control desciendo unos 200 metros y paro a sacar la botellita de emergencia, como algo de una barrita y al lio, hace mucho calor en esta zona y el agua me dura poco, el primer tramo de esta bajada es muy técnica, hasta llegar a un chozo-refugio que hay en la vertiente segoviana, llego con el último trago de agua al rio que me vuelve a abastecer, hay 2 personas más, una casi bañándose, descargando las piernas y otras refrescándose, llego el ultimo, bebo, relleno y salgo el primero. La Granja ya se ve al fondo y siempre he dicho que si llegaba allí tenía que llegar a Meta si o si, además me siento aun muy fresco después de 70km claro.

Km 75 un flato brutal me hace andar casi 1 km después de hincharme de agua, solo quedan 5km a La Granja me emociono, me siento que voy a acabar la carrera demás en la Granja están Nuria y Hugo esperando para comer conmigo y darme ánimos, me llama para decirme donde están y entrando en la Granja me encuentro con los primeros Locos, que alegría me da ver gente conocida, es mas en la última recta antes del avituallamiento adelanto a los Bandoleros de los 150km Raúl me anima, las Locas del Cerro están también con los Cachorros y al final Nuria y Hugo, que alegría verlo, después de tantas horas. Hay pasta y cojo una tarrina para comer, me siento me quito las zapatillas, veo a Alex y me dice que Alberto y Rafa van como el 9 y 10 en el TP60, unas autenticas maquinas, busco a David pero no le veo, no sé si se ha retirado, si ha llegado, ni que tiempo ha hecho. Estoy media hora en el avituallamiento, me despido y prometo verlos en Navacerrada, hablo con mi padre por teléfono y va hacia la Casa de la Pesca, Memphis me ve saliendo del avituallamiento y me anima y me saca una foto. Solo queda el tramo final, mis sensaciones aun son muy buenas y estoy convencido de tenerlo en la mano.

La Granja @kataverno

La Granja @kataverno

Saliendo de La Granja vuelvo a coger a Los Locos que salieron un rato antes que yo, voy con ellos un par de kilómetros recuperando el estomago después de la comida, me despido y prosigo, comienzo a adelantar a mucha gente del TP60, me animan y al ver el color del dorsal, me animan mas, me dicen que como soy capaz de correr después de tantos kilómetros, quiero llegar ya, después de todo lo que hemos pasado aun me voy con fuerzas de bajar de las 22h que nos habíamos marcado, marcho a un ritmo que me sorprende a mí mismo, en poco tiempo me veo en la pista que lleva a la Casa de la Pesca, una furgoneta me adelanta con una cámara y me pregunta cómo voy y que tal la carrera, prosigo mi marcha y llego a la Casa de la Pesca, mi Padre no está por ningún lado, lo llamo mientras bebo y me dice que se ha confundido que está en Navacerrada, rápidamente avituallo y sigo, alcanzo a un atleta que va descalzo haciendo el TP60, increíble, que merito, me quito el sombrero, le animo y marcho.

Fuenfria

Fuenfria

Comenzamos la subida hacia la Fuenfria y comienzan unas cuestas que me hunden, noto como que no avanzo, no me faltan fuerzas, pero no me encuentro bien, hace mucho calor, bebo mucho, tomo sales, pero no funciona algo, me cruzo con Lolo Diez y mientras me anima veo al fondo una silueta conocida, unas palabras alentadoras hacia el atleta que va delante mío, le grito, me mira y confirmo que es el, Prisi, esta hay en el momento más duro que estoy viviendo en la carrera, me saca una foto, me anima, me dice que soy finisher que ya estoy casi arriba, que baje un punto y que en nada llegamos, todas esas palabras que necesitaba para dejar de pensar en lo mal que lo estaba pasando y que ya estaba la última gran subida, que solo con no torcerme nada o lesionarme estaba en Navacerrada, Gracias Prisi, Gracias. Llegamos a la Fuenfria, bebo agua, me dice que Fernan y JoseGym están un poco más adelante, me acompaña un poco mas y vuelve en busca de Los Locos, Fernan está un poco más adelante, pero esta parte no me gusta del recorrido, el Camino Smith, toboganes donde se puede correr, pero a estas alturas, ya no es lo mismo, me dice que mi Padre y Cris están un poco más adelante, vamos hablando y me anima cuando veo al fondo que también está mi Primo, que alegría para nada le esperaba aquí, me despido de Fernan y mi padre y Cris, eufóricos, no paran de animarme, de darme consejos, junto a mi primo, avanzamos por el Smith, mi primo se queda a espera a otros amigos y nosotros llegamos al Puerto de Navacerrada, avituallamiento y hacia el Emburriadero ultima subida del día, un corto tramo antes de la bajada a Meta, me acompañan hasta el mismo y nos despedimos hasta Meta. En la bajada comienzo a darme realmente cuenta de lo que estoy a punto de conseguir, mi primera carrera de Ultra-Trail. 110km en las piernas y algo más de 10000 metros de desnivel, me vuelvo a emocionar un poco, alcanzo a un conocido de las carreras al que amistosamente llamo Greñas por sus pelos locos como los míos, va un poco apurado con una gran ampolla en el pie, pero va a llegar a Meta.

Entrando en Navacerrada veo como unos participantes se confunden y se pasan un paso de cebra por el que hay que cruzar, los aviso y solo me queda un Kilometro, aprieto los dientes y acelero, se que lo voy a conseguir, voy a llegar a Meta y voy a bajar de las 22h, después de este año, que me tuve que retirar en el GR-10 por la lesión de rodilla, por la meteo tuvimos que abandonar antes de ni siquiera salir nuestro Ultra-Trail Cumbres del Guadarrama, por fin cumplía uno de mis sueños atléticos. En la recta de Meta busco a Arcadio, Noe, Nuria y Hugo pero veo a todos los Locos animándome, dándome la mano y paso de largo sin verlos, me gritan me doy la vuelta, los veo y cojo a Hugo para entrar en Meta dando gracias a esa persona que está en el cielo y que me ha dado la fuerzas en los momentos débiles, Gracias Mama, al fondo esta mi Padre haciendo fotos. He llegado, soy Finisher, soy Getepero, miro a mi alrededor y todo es jubilo, me ponen la Medalla y me indican donde recoger el Chaleco y dejar el Chip. Hay sandia, parece que me han leído el pensamiento, incluso me abren una y la cortan para mí. Estoy que no entro dentro de mí.

Meta

Meta

Tengo que dar las Gracias sobre todo a Nuria que es la que aguanta los entrenamientos, las horas fuera de casa, esperar en las Salidas y las Metas, los cabreos, Gracias. A Arcadio con quien comparto tantos y tantos entrenamientos, ha sido una gran putada esto que te ha pasado esta vez, el año que viene repetimos y entraremos juntos en Meta, seguro. Papa, eres mi mentor, la experiencia pura, compartir este deporte contigo es una de las mejores cosas que me han podido pasar. Prisi, gracias por tus  consejos, eres otro grande de este deporte, me has ayudado en  este GTP lo que no te imaginas, has sido un ángel apareciendo en el momento justo. Los Locos, sois la caña tíos, un gran grupo,  gente estupenda, encantado de compartir con vosotros entrenamientos y kilómetros en carrera. David, eres un Crack, no sabía nada de él en Meta del TP80 porque estaría ya comiendo, hizo el 13 de la general el muy animal, enhorabuena.  A Rita que estaba en la Meta también, eres una crack. Si me falta alguien lo siento.

Iván.

Nos vemos en el monte.

 

P.D: Tiempo en Meta 21:47h puesto 92 de la general del GTP. Y pienso que para el año que viene por lo menos 1h menos podremos hacer ya que al entrar en Meta tampoco me sentía haber dado el 100%, aunque como dije en un principio había que ser conservador en el primer Ultra que corríamos.

Anuncios

Hola a todos.

Hoy, después de muchos meses, me pongo a escribir la crónica de mi carrera en el GTP 2013.

Apuntado desde Enero a la carrera de 80 kilómetros que ofrecía este Gran Trail de Peñalara.

Han sido 6 meses casi de espera, de mal entrenar por unas montañas llenas de nieve, y de hacer salidas express debido al trabajo y a entrenar triatlón por otro lado. Pero por fin llego el gran día. Ese 28 de Junio que tanto esperaba en el que se daría la carrera a lo que llamé el gran RETO del año, así, con mayúsculas.

Dorsal y camiseta

Dorsal y camiseta

Ese 28 de Junio realmente no sabía que hacer con las horas de sueño. La carrera empezaba a las 23:00 de la noche y no iba a dormir en toda ella. No sabía si cambiar el sueño desde el jueves o que intentar. Al final intenté dormir tarde para despertarme lo más tarde posible ese viernes 28. A las 12 estaba en pie y me esperaría un día de “descanso” y de control de material para la carrera.

A las 8 había quedado con José para subir juntos a Navacerrada. Pueblo desde donde salía la carrera. Y allí llegamos, a las 8:30 aproximadamente a empezar a hacer el planteamiento. Mochilas de cambio de ropa a Rascafría, y recuento de material para tenerlo controlado durante la carrera.

Iván y Arcadio, los otros locos que se enfrentarían a 110 kilómetros, estarían por allí. Pero por distintas razones les tocó hacer bajadas express a Alpedrete. Esto siempre viene bien, ya que con unos nervios pre-carrera no es suficiente y a Iván le gusta ponerse un poco más complicada la carrera.

Por fin todos juntos y vestidos, nos dirigimos a la línea de meta para hacer el control del material. En ese momento veo que Iván se quita la mochila y se pone a mirar el camelback. Algo falla, le esta chorreando el agua. Se le ha roto. Sinceramente, parece que le han echado un mal de ojo, siempre le pasa algo para complicarle un poco más la carrera. Una mochila nueva y le toca salir corriendo a comprar una botella de agua para cumplir al menos con el litro que la organización exigía. Y esto a escasos minutos de comenzar la prueba.

Con José antes de salir

Con José antes de salir

Todo el grupo al completo

Todo el grupo al completo

Ya por fin todos en línea de meta, un par de fotos y listos para correr. Frontales encendidos. Es una gran estampa. Mirar para atrás y ver las luces.

Y por fin dan la salida. Salimos eufóricos y sabemos que nos quedan muchas horas por delante de sufrimiento. Empezando por las primeras en las que nos meten 1000 metros positivos. Para empezar calentito.

Salida realizada

Salida realizada

Las primeras calles nos permiten colocarnos un poco delante para evitar un embudo en la subida a Maliciosa.

Han cambiado el circuito de entrada a la fuente de la campanilla y nos hacen pasar por un río. Río que grácilmente intento sortear. La consecuencia fue que caí de pleno en el río, encharcándome los píes. Y al ser de noche, noto como no se secan e iré con ellos mojados un buen rato. Esta humedad hace que el pie izquierdo empiece a crearme una ampolla en la planta del pie. Ampolla esperada desde el momento que vi que caía dentro del agua. Mentalmente tenía bloqueadas las molestias que me acarrearía a lo largo de la prueba.

Llegados a la campanilla, nos encontramos con el inicio de la subida a Maliciosa. Esta subida es muy dura, pero empezamos subiendo bien. José Manuel va delante, entre medias tengo a 3 personas que poco a poco voy adelantando en distintos puntos que la subida te permite. Y detrás vienen Iván y Arcadio, con un par de personas también en medio. Está todo controlado. Y la imagen que van dejando los frontales en la subida es increíble. Un gustazo verlo.

Llegamos arriba, control de Maliciosa pasado y toca bajar. José y yo nos lanzamos, y yo empiezo a pasar gente. Con mucho cuidado, ya que la bajada es peligrosa y de noche aún más. No se ve nada, y las piedras están muy sueltas. Cualquier tropiezo te haría caer unos metros hacía abajo.

En esta bajada pierdo de vista a José, pero se que no viene muy atrás. Y esto lo compruebo llegados a Canto Cochino. Segundo control. Antes de 20 segundos estaba José entrando a meta diciéndome que se acababa de meter un leñazo por despistarse.

Yo me encuentro genial. Han pasado 18 kilómetros y estoy perfecto. Casi ¼ de carrera terminada y todo va perfecto. Se lo comento a José y salimos a por el siguiente control, Collado de las Dehesillas. Lo hice hace un par de semanas con Iván y no me asustaba.  Pero algo empezó a ir mal. No habían pasado ni 20 minutos desde que me sentía perfecto cuando empecé a estar mareado y con nauseas. La coca cola que había tomado en el control me había creado una bola de gas en el estomago y me estaba revolviendo.

Así que le digo a José que continúe y yo intento recuperarme. Al final, después de 5 minutos andando como puedo decido sentarme, comer algo y beber agua. Fueron unos 5 minutos los que estuve sentado, pero me vinieron genial. Podía volver a andar con rapidez. Y aunque en ese rato me adelanto mucha gente. Les fui dando caza.

Una vez en las Dehesillas, tocaba llegar a San Blas. Y este camino no lo conocía. Fue un camino muy duro. No se veía nada con tanta planta, tanta rama y el camino tan estrecho. Tropezabas, te torcías el tobillo, te despistabas y te ibas del camino… Pero por fin, tras adelantar a varías personas, me encontré con uno que llevaba buen ritmo y me enganché a él. No solo llevaba buen ritmo, si no que conocía el circuito. Y hablando con él rápidamente llegamos al control de la Hoya de San Blas. Un tío genial sin duda. Pero no se si salió antes que yo de ese control o después, no lo volví a encontrar.

Después del avituallamiento, muy bueno por cierto, las naranjas y los caramelos me vinieron genial, empecé la nueva subida. De José no sabía nada, imaginaba que me sacaría muchos minutos ya. Y de Iván y Arcadio tampoco. Estaba solo. Así que me tocaba la subida en solitario.

Sobre la subida hacía el Puerto de la Morcuera hay que decir que es muy larga, y muy pesada de lo larga que es. Una pista continua, con subidas, bajadas, vueltas a subir… Se hace interminable. Pero conseguí una buena marcha. Adelanté a mucha gente en esta subida sin ningún esfuerzo, encontrándome otra vez en perfectas condiciones. Y sabiendo que cuando llegase arriba tendría realizados los primeros 40 kilómetros.

Últimos metros y llego al avituallamiento. He llegado en 6 horas 30 minutos aproximadamente. Estoy sorprendido. Si todo iba bien quería hacer 7 horas. Y con el problema que tuve antes de las dehesillas, había mejorado ese tiempo en 30 minutos.

Avituallamiento de nuevo, y aquí se portan de nuevo genial. Los voluntarios son fantásticos. Me ayudan a coger las cosas de la mochila sin que me la tenga que quitar y te ofrecen lo que pueden.

Y en poco ya estaba lanzándome de nuevo. Aquí en bajada hacia Rascafría. En mi afán de no perder mucho tiempo de nuevo, empiezo a adelantar gente. No quiero quedarme con ningún grupo y acomodarme. Y aquí llega mi sorpresa. Me encuentro con José Manuel de nuevo. Le he dado caza. Y comenzamos un descenso juntos que se hace más ameno y rápido de lo que esperaba. Aunque a falta de 3 kilómetros para Rascafría mi cabeza me empieza a decir que no puedo correr, aunque las piernas me iban bien, y dejo a José que se vuelva a escapar. Ya me esperaría en el avituallamiento.

Y así es, llego a Rascafría y ahí está José Manuel. Me cambio de calcetines y veo por qué me molestan los pies. Se han hecho varios agujeros en ellos. Pero sabía que ya no me quedaba nada, no iba a echarme atrás.

Terminamos de comer y empezamos una nueva subida, esta vez al Puerto del Reventón. Subida a un puerto que un año antes habíamos hecho ya, era conocida. Llevaba con unos bastones todo el camino solo para ayudarme en esta subida. Queríamos hacerlo en 2 horas y terminamos subiendo en menos de 1:45. Una subida muy rápida, adelantando gente de nuevo y con buena marcha. Los bastones me ayudaron ya que la cabeza no quería llevar el ritmo que mis piernas exigían.

Ya en el puerto del Reventón, veo como José se empieza a alejar dirección Peñalara. Me vuelvo a encontrar solo y con un ritmo que no soy capaz de encontrar. Estos 6 kilómetros que separan estos dos puntos se me hacen interminables. Veo como los primeros de la carrera de 60 kilómetros empiezan a darme caza y les dejo pasar. Aprovecho cualquier momento para respirar. No por cansancio físico, no porque no pueda mover las piernas, fue más bien por cansancio mental.

Después de pasar el risco de Claveles por fin llegamos a Peñalara y el hombre del control me dice la frase que llevo toda la noche esperando: “Esta es la última cuesta que subes”. Y eso era cierto, solo me quedaba bajar hacia la Granja. Mi felicidad aquí ya era notable. Consigo conectar el móvil para decir a Estela que llego 1 hora antes de lo previsto, que se den prisa para verme llegar. Bajé bromeando con corredores y disfrutando lo posible de esos primeros kilómetros.

En esta  bajada vuelvo a encontrarme con José, le veo que va algo fastidiado y le ofrezco el poco alimento que me queda, vamos juntos unos metros hasta el río y recargamos pilas. Yo prácticamente me meto entero en el río. Y aquí me despido de José esperando llevar buen ritmo estos últimos kilómetros.

Pero no soy capaz de bajar. Una pista increíble para bajar corriendo a tope y no soy capaz de correr más de 2-3 minutos antes de volver a andar. No por dolores, como bien digo, la cabeza no me dejaba correr. Se me hicieron eternos. Mojándome en cada rincón que veía y preguntando a cada persona que me encontraba cuanto quedaba para llegar.

Por fin, tras una pequeña subidita, se ve la Granja a menos de 1 kilómetro. Comienzo a correr, aquí no paro, llevo un trote lento, pero continuo. Y veo que me pasa José, increíble, se ha recuperado y me ha adelantado.

Y ya por fin veo la última curva que me lleva a la meta. Puedo hacer un sprint, mis piernas me responden  y entro corriendo en meta. Y allí está, Estela haciéndome unas fotos de llegada, y Carlos, que gracias a él, Estela pudo venir a verme ya que hizo de chofer.

Antes de fichar voy corriendo a saludarles y veo como los de la organización vienen detrás para que pase el control y darme la medalla de llegada a meta. Fin del Reto.

Entrando en meta

Entrando en meta

80 kilómetros terminados en 13 horas y 21 minutos. Estoy totalmente fascinado. Me encontraba cansado, pero perfectamente. La hidratación a lo largo de la carrera fue muy buena y la alimentación también. Todo ha ido genial en ese primer Ultra que corría. Por curiosidad pregunto el puesto y me dicen que he entrado el 13!! Genial, un puestazo que para nada esperaba horas antes cuando estaba tomando la salida. He conseguido hacer Finisher y en muy buen tiempo. Me había ganado la medalla y el chaleco de Finisher!!

Con la medalla y la felicidad en la mirada

Con la medalla y la felicidad en la mirada

Chaleco y medalla

Chaleco y medalla

En este momento pienso que debería haber cogido la de 110 kilómetros para poder hacer la vuelta completa, ya que con el ritmo que llevaba, aunque fuese andando el resto y trotando las cuestas, podría haberla finalizado en menos de 19 horas. Pero no me arrepiento de nada. Está hecho, he corrido bien y he luchado con mi mente en los momentos más difíciles. No me dejé vencer en ningún momento ni por la ampolla del pie, ni por un par de pinchazos en los muslos que tuve en la subida a Morcuera, ni por la falta de agua antes de llegar al río bajando Peñalara.

Todo fue realmente bien. Una gran carrera que con el poco entrenamiento por montaña que he podido hacer este año debido a las nieves y a entrenar triatlón, fue mucho mejor de lo esperado. Como digo, pensaba hacer si todo iba bien, 14 horas. Y baje con creces ese tiempo.

Agradezco muchísimo el apoyo de Estela y Carlos, que estuvieron ahí en todo momento y que llegaron a meta casi sin desayunar para verme llegar. Y Estela me esperaba con su promesa cumplida, una gran palmera de chocolate, y no solo 1, llevaron 5! Esa estampa me dio fuerzas en todo momento de debilidad, no solo las palmeras, si no pensar que los dos estarían allí para verme llegar. Sinceramente estuvieron geniales en todo momento.

También agradezco a José el ritmo que me hizo llevar en la subida al puerto del Reventón y en todo momento fue un gran apoyo, recordándome hidratarme bien y comer bien.

Y los voluntarios de la organización los mejores de toda la competición. Increíble como nos trataban en todos los avituallamientos. En la Hoya de San Blas que sería aproximadamente las 3:30 de la mañana y estaban frescos, ayudándote en todo. A las 6:30 en Morcuera inmensos. Una alegría que te hacían sentir genial en cada avituallamiento. Realmente estuvieron de 10. Pude comer naranjas las que quisiera, beber agua y llenar cantimploras, coca cola… Y ellos ayudándote en todo lo posible. Solo deseaba llegar al siguiente avituallamiento para poder ver la alegría que tenían. Al igual que las personas de controles de paso. Un 10 para todos ellos que pasaron tantas horas esperando a que unos locos pasen corriendo solo para ayudarles.

Y de paso dar la enhorabuena a Iván! que ya contará su crónica, pero consiguió acabar los 110 kilómetros de sufrimiento! Un crack

Ha sido una crónica muy larga, pero ha sido una carrera muy larga en la que hay que contar muchas emociones. Espero que os haya gustado, porque yo la carrera la disfrute desde el principio hasta el final.

Crónica: Pre-GTP. De Pedriza a Pedriza (Iván)

 

El GTP está a la vuelta de la esquina, es mas en menos de 5 días estaremos vestidos de bonito en la Salida del gran reto de este año, el equipo casi al completo nos reuniremos en la salida para afrontar, 3 de nosotros el GTP y 1 el TP80, la suerte está echada.

 

Después de un poco de tiempo desaparecido del mundo interactivo, vuelvo para contar un poco las últimas novedades. Lo primero a nivel personal, me he quedado en el Paro como otro muchos españoles, después de que me putearan (perdón por la expresión), durante algo más del último mes, casi imposibilitándome el entreno habitual y teniendo que sacar tiempo de debajo de las piedras,después de hacerme a la idea, gracias a las montañas vuelvo.

Pedriciando

Pedriciando

De pedriza a pedriza, tiene un significado. Casi los últimos días de este mes, los entrenos de calidad han sido casi todos en este mismo parque natural. Todos pasando por el emblemático Yelmo, en total en 10 días 3 visitas a este gigante y otro a Peñalara, Cabezas y Navacerrada. El GTP ya está aquí, los entrenos ya están completados, ahora solo nos queda tener paciencia, medir bien las fuerzas y apoyarnos en el compañero. Espero poder hacer una crónica en unos días y contaros nuestra finalización de esta gran prueba.

 

Nos vemos en el monte.

Iván.

Fotos MAM 2013. Peña Citores

No estan todos los atletas ya que me quede sin bateria en la camara.

 

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151954709899256.1073741839.760944255&type=1&l=84645d6e5c

Previa UTCG (Ultra-Trail Cumbres del Guadarrama)

Con motivo de la celebración de nuestro Ultra-Trail de equipo, vamos a dar las ultimas indicaciones sobre lo que va a suponer este gran entrenamiento que nos marcamos.

logo

Logo Challenge Mountain´s Blog

El año pasado David y Yo, nos embarcábamos en la preparación de las carreras largas, véase, Maratón y Ultra-Maratón, para este año participar en alguna de estas Ultra-Carreras de tantas horas por nuestras amadas montañas. El reto comenzaba en crear para nosotros mismos un recorrido por nuestras sierra y sentirnos capaces de alcanzar una distancia alrededor de los 80-100km, el reto estaba ya en nuestras cabezas y en los mapas.

Horas y horas de mirar y calcular nos llevaban a un recorrido saliendo desde una de las zonas que mas cariño tenemos a la hora de ir a escalar y alcanzar la cota mas alta de la comunidad, donde a su vez empezamos a hacer pinitos en estos de las canales y la escalada en hielo. Una cresta larguísima que recorre gran parte de nuestras montañas. Alguna variación nos llevaba a alcanzar los 90km mas o menos y 8500 metros de desnivel, el reto en un principio se pensaba hacer en 2 etapas y después unirlas en un mismo día. Lo primero en 2 días yo hice el reconocimiento andando y dando el visto bueno a la idea, ese fin de semana recorría junto a David esa parte, consistente en salir desde El Escorial y llegar hasta Los Molinos, 47km de pasarlo bien junto a un gran amigo, de sudar y pasar calor, esto era ya Julio se nos echaba el año encima teniendo en cuenta las carreras previstas.

El año paso pero no las ganas de alcanzar esa meta, este fin de semana, mas concretamente el 19 de Mayo de 2013, comenzara esta vez si la I UTCG, un recorrido para disfrutar con amigos, para sufrir y compartir sus 85km aproximados que hemos dejado al final y sus 8000 metros.

Nos gustaría invitar a todo aquel que quiera compartir con nosotros el recorrido o parte de el. Serán unas horas para recordar. Si queréis participar solo poneros en contacto con nosotros.

Solo faltan 4 días para el comienzo del UTCG (Ultra-Trail Cumbres del Guadarrama). El recorrido definitivo sera el siguiente:

Escorial-abantos-camino icona-cueva valiente (con muro)-r.salamanca-cabeza lijar-p.leon(1er avituallamiento)-p.arciprese-peñota-c.minguete-monton de trigo-c.smiht-p.navacerrada(2o avituallamiento)-pilones a bola-maliciosa-v.condesa-cabeza de hierro-cotos(3er avituallamiento)-l.pajaritos-claveles-peñalara-cotos(meta).

Día: 19/05/2013

Hora Salida: 00:00

Lugar: Renfe del Escorial.

 Distancia: 85km aprox.
Desnivel: 8000 metros aprox.

Nos vemos en el Monte.

 Crónicas Astures: II Puerta de Muniellos

Asturias es diferente, Moal es inigualable, su terreno, su paisaje, pero sobre todo su gente. La organización, el espíritu que desprenden, podría decir que es la mejor carrera a la que he asistido en mi vida, la compararía con el Galarleiz que por ahora era mi número 1 en este mundillo. Animo a todos a comprobarlo, a recorrer estas cuestas que cada año hacen más duras, volar por estas bajadas y cuidar los tobillos en la cresta. Aúpa Moal y su gente.

puerta de muniellos

puerta de muniellos

Este año, al igual que el pasado, Asturias se convertía en mi comienzo de la temporada de carreras de montaña, Moal organizaba de nuevo la Carrera por Montaña Puerta de Muniellos. El viernes tras viajar desde Madrid llegábamos a Casa Xuaquin, donde éramos acogidos como en casa. El tiempo en la Meteo y lo que podíamos comprobar no era el mejor, lluvia, mucha probabilidad de nieve y frío.

El sábado nada mejoraba, podríamos decir que a medida que pasaba el día empeoraba, mas nieve, se acumulaba en las montañas que teníamos sobre nuestras cabezas y las teñía de un blanco impresionante. Este día es el que más podemos ver a la organización correr de un lugar a otro, comprobar el estado del recorrido, montar bares, carpas, etc… Todo ello con una sonrisa en la boca, compartiendo con todos nosotros el espíritu que el Domingo de carrera nos llevara a la meta.

Domingo 28/04/2013, son las 7:50 de la mañana y me encuentro sentado en la cama, me duele la garganta y no me apetece nada correr, por la ventana se ve la nieve de nuevo caer, las montañas están mas blancas que ayer y algo me dice que no debería de salir de la cama. Poco a poco me pongo la ropa y me dirijo a desayunar, mi padre dice que no ha dormido apenas nada, que no sabe si va a tomar la salida y que si la toma no va acabar la carrera, en el Montecin se da la vuelta, me encuentro algo sorprendido, es una persona que no pensaría eso nunca si no fuera por las lesiones que no le dejan en paz. Sobre las 8:45 decido subir a trotar por el bosque a ver como se portan las piernas en las subidas y ver como mi cabeza reacciona al esfuerzo, a los pocos minutos me veo en medio del bosque mirando fijamente a los objetivos de la carrera, creo que el GR-10 me ha dejado algo tocado anímicamente y hay que luchar contra ello, me repito a mi mismo que me espera Mama, la Peña, la Cresta, el Repetidor, los Praos, última subida y Meta, vuelvo trotando de nuevo por el bosque y me cruzo con conocidos que me animan y me preguntan qué tal voy hoy, como me encuentro en este día, mi cabeza empieza a maquinar, el cerebro comienza a mandar endorfinas para combatir esta sensación de desazón, cuando me quiero dar cuenta tengo unas ganas locas de correr, de volver a correr por esta tierra que me ha visto corretear desde pequeño. Últimos preparativos y a buscar a mi Padre para volver a trotar otro poco.

salida

salida

8:30 todo está preparado, control de firmas pasado, el tiempo parece que por lo menos nos va a respetar en la Salida y tras el minuto de silencio por las victimas de Boston un cohete nos indica el inicio. Este año soy consciente que entre la lesión de la rodilla y que el entrenamiento de este Ultra-Año me van a mermar en el ritmo de las zonas “rápidas”, salgo algo más retrasado que el año anterior, el ritmo aun siendo prudente es alto para esta primera zona de senderos estrechos y resbaladizos, en fila de a uno vamos por una de las zonas que me enamoro el año pasado de esta carrera. Un sendero ancho con un solo pie, de tobogán en tobogán, resbalando y disfrutando de cada pisada. Poco antes del kilómetro 3 primer avituallamiento, paso de largo mientras alcanzo a Javier (organizador de la carrera), unas palabras y prosigo. Esta zona es la única que cambiaría de la carrera, un tramo de algo más de 1 km que sube por la pista cementada de Tabliza, pero tampoco podemos pedir más. Entramos de nuevo en terreno pedregoso, pasamos control de dorsales y un giro a la izquierda nos lleva a un mundo blanco, la nieve hace acto de presencia en la carrera y nos acompañara en gran parte de la misma, una estampa blanca a cada paso, me vuelvo a meter en mis pensamientos y me pregunto porque por la mañana no tenía ganas ni de salir a correr, vuelvo a mirar a las plantas tapizadas de nieve y vuelvo a encontrar ese no se qué, que me hace volver una y otra vez a la montaña. Que pronto y bien pueden pasar los momentos malos, como cuesta y hunde el salir de otros.

montecin

montecin

La primera subida se hace notar en las piernas, corta pero que te hace calentar el motor por si no lo habías hecho ya, una bajada resbaladiza y rápida nos devuelve al avituallamiento y al sendero del principio, un vaso de agua y para adelante, el sendero tras todo el paso de personas de ida y vuelta esta bastante resbaladizo y noto como los tacos de mis Inov-8 me dejan proseguir mas rápido que algunos otros corredores, por encima de las plantas consigo adelantar algunos de ellos. Comenzamos la subida al Montecin, realmente se me atravesó un poco, no muscularmente, pero si algo psicologicamente. Los Astures es este tramo apretaban muy bien el paso, entre corretear y andar rápido conseguía pasar los km intentando que me adelantaran los menos posible, no recuerdo nada mas que una persona a la que adelantara en este tramo. Beso en la cima a Mama y con las tareas realmente hechas ahora tocaba sufrir.

pena monco

pena monco

Una rápida bajada hacia la Collada, avituallamiento Solido y Liquido, y una fila multicolor salia detrás del avituallamiento en vertical hacia la Peña Monco, no tengo mas palabras que decir que PRECIOSO, un subida técnica, cubierta de nieve, vertical y que como me encantan estas partes adelante a algunos de los que me habían adelantado en la anterior subida, al llegar a la Peña aun queda una cresta increíble, igual de técnica, igual de nevada y que seguí adelantando a gente. La primera bajada de la Peña, un tobogán de barro, en el que las 3 personas que llevaba delante bajaron haciendo culing, mientras yo bajaba por la nieve virgen. Giro a la izquierda ya para casi llegar al repetidor y … casi al suelo, ultima subidita hasta el repetidor y hacia los praos, bajada para poder volar, una pista con piedra suelta pero por la que bajábamos a menos de 4min por km, un tramo corto de bajada algo mas descompuesta y de nuevo pista hasta la ultima subida.

ultima

ultima

Aquí dos buenos amigos me esperaban en los tramos mas duros. Algo mas de 1 km de subida de nuevo muy vertical y resbaladiza, poco a poco, alcanzo algunos corredores, aprieto los dientes, es la ultima subida y voy justo para entrar en el tiempo que me he marcado, al fin veo la pista que nos llevara a la ultima bajada. Un tirón en el abductor, me hace para a estirar un momento, vuelvo a apretar los dientes y a seguir a la persona que llevo delante, ultima bajada, mi terreno, resbalo, adelanto a otras 3 o 4 personas y de pronto… un río, si, un río es el mismo sitio por donde va la carrera, sonrió y a disfrutar de los últimos metros, una leve subida y 200 metros de bajada hasta Meta.

rio

rio

Lo conseguí, llegue a meta, 2:30:34, solo 34 segundos peor que mi limite, estoy contento, el GR-10 quedo atrás, vuelvo a ver a Nuria y a Hugo en la meta, vuelvo a abrazarme con los que han sido compañeros en bastantes kilómetros y vuelvo a encontrar eso que hace 15 días me había hundido, me vuelvo a sentir atleta.

El pos-carrera podríamos decir que es espectacular, un Bar para comentar la carrera con el resto de competidores, autoridades y organización, un comida para unas 500 personas, donde hubo entrantes, paella, bollos, café, bebida, etc… Duchas para los que no tenían alojamiento cerca. La bolsa del corredor, con camiseta, guantes, mapas de la zona, dorsal con el nombre de cada uno. Todo un lujo haber podido correr otro año mas, volveremos seguro.

Nos vemos en el Monte.

Iván

Crónica: G.R.10 Madrid – K.O, Realidad y Re-Motivación.

Que difícil resulta escribir cuando algo, digamos, un suceso fuera de lo común o fuera de nuestra intención principal, modifica eso que habíamos planeado durante un tiempo. Al igual que en la montaña tenemos ocasiones que hay que actuar con sangre fría y rápidamente, otras, tenemos X tiempo para decidir, analizar y poder elegir. Cuando actuamos rápidamente (porque la situación lo requiera, “avalancha, peligro en una vía o meteorológico, etc…”) hagamos bien o mal, lo único que hay que analizar es eso, si hemos actuado correctamente o no, al contrario cuando tenemos tiempo, por lo menos en mi caso, luego me da mucho tiempo post-evento para pensar, en la bueno y lo malo, si actué bien o mal, si podría haber aguantado mas o me pase, esta vez han sido muchos días de asimilación.

 

 

gr10

gr10

Hace 10 días que comenzábamos el Reto del G.R.10 Madrid en 2 etapas, por desgracia  la cosa que solo 12 días antes era verme en la meta, rodeado de Arcadio y David con sus bicis cubriendo el último tramo junto a mí, ver a mi Padre, Nuria, Víctor, Laura, etc… Soñaba con los últimos metros y las risas, la ilusión de verme cumpliendo mi sueño. En definitiva me encontraba mucho más fuerte de lo que jamás había pensado.

¡¡¡Solo 12 días antes!!! No suelo ser una persona que frecuente bares, pero unas cañitas de vez en cuando tampoco las digo que no. Una pata de aluminio de una mesa, uno de estos días tomando algo, se ponía en mi camino y chocaba con mi rodilla derecha, sin hacerle mucho caso en ese momento paso el día. Dos días después un bulto un poco feo me salía en la misma rodilla, pues nada, había que probar ese bulto en la rodilla, una nocturna con Arcadio me decía que algo no estaba bien, rareza, inflamación y molestias más que dolores, un cocktel que me dejaba bastante tirado de ritmo en las subidas, las bajadas con más miedo que espanto probando si aguantaba. 6 días de descanso total, vuelta a rodar y a probarla, algo mejor funcionaba, mas aun no estaba a pleno rendimiento, las molestias seguían, la inflamación no hacia aparición, pero el temor a tener algo mas grave o provocarlo me tenía en vilo, cada día la fecha se acercaba algo más. Otros factores como estar sin librar 16 días mermaban el descanso que necesitaba, pero ya no me iba a echar atrás, había que intentarlo.

 

13/04/2013 El día D, después de organizar, grabar el material con el que íbamos a correr, llegamos primero a la Cabrera donde dejaríamos un coche y posteriormente Víctor nos llevaría a la presa del Pontón de la Oliva para llevarnos a la salida a mi Padre y a mí, también para grabarlo.

El comienzo siempre resulta algo clave, los primeros pasos, las sensaciones, la compañía, el ánimo, un sinfín de pequeñas sensaciones que te ayudan o empeoran este momento. Las mías este día eran muy buenas, me sentía fuerte, contento, alegre por recorrer este primer tramo con mi padre.

Los 5 primeros kilómetros nos despedían de un día soleado, con una bonita estampa de la Sierra de la Cabrera como fondo y nosotros dirigiéndonos hacia ella, los frontales pronto hicieron aparición. Luna nueva, la oscuridad es especial, muy profunda, desoladora a la vez que atractiva. Un par de despistes por una antigua carretera del Canal de Isabel II nos dejaban en Patones de Arriba, precioso pueblo, un paso rápido por su margen izquierda, siempre pegados al rio, nos despedía del mismo rápidamente. Enlazamos con la Senda del Genaro, lugar que esa misma mañana transitaban Los Locos del Cerro en su CUT’13.

Un salto para no pisar el rio me iba a privar de mi reto apenas 12km mas allá de su comienzo, un apoyo que me hizo sentir algo raro en la rodilla, me hacía que desde ese momento el correr fuera un suplicio, molestia y el comienzo de la inflamación que se agravaría con el paso de los kilómetros, poco mas hay que contar desde este punto. La compañía y el ánimo de mi padre en este momento duro, me hicieron no derrumbarme, sentir que ni hacia arriba, ni en llano, ni bajando pudiera correr con normalidad, gracias a sus ánimos, no pare a maldecir este estúpido deporte de correr kilómetros y kilómetros, me hizo ver que esto es lo que en ocasiones pasa, que al igual que en el alpinismo, vale más renunciar a tiempo que cargarte una temporada o algo mas, y que hay que tener también mucha fuerza mental, para no solo renunciar a algo que llevas meses preparando, si no que se queda como algo que hay que conseguir, volver a poner fecha y volver a entrenar para ello.

 

Gracias a todos los que habéis apoyado este proyecto y como acabo de decir, volveré a poner fecha a este reto y volveré a luchar por él.

 

Nos vemos en el monte.